Pocos saben que el sector rural ocupa más del 70% de la extensión total de Bogotá y en él viven más de 50.000 ciudadanos dedicados a la agricultura y a las actividades tradicionales del campo. Sus necesidades han sido históricamente ignoradas porque los políticos tradicionales no ven allí un alto potencial electoral. Nosotros, por el contrario, llegamos a trabajar por ellos, por su desarrollo y por mejorar su calidad de vida. Visitamos el sector rural con mucha frecuencia porque nosotros no nos movemos por votos sino por ayudar a la comunidad.

Hemos gestionado soluciones en materia de infraestructura para proteger la vida de nuestros campesinos en sus recorridos y radicamos proyectos de acuerdo en materia de emprendimiento rural. Nuestra agenda de paz también está muy relacionada con la ruralidad pues acompañamos la implementación de los PDET – Bogotá.

Proyectos

Control político