El Concejo ha sido la oportunidad más importante en mi vida para pasar de ser un activista defensor de la paz, en 9 países de todo el mundo, a luchar por ella con normas concretas y control político a la implementación de los acuerdos. Haremos de Bogotá la capital de la paz. He acompañado el diseño e implementación de los dos Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial -PDET- en tres localidades de Bogotá que fueron impactadas por el conflicto y que además hoy albergan a un alto número de víctimas.

En cuanto a Derechos Humanos he defendido a la ciudadanía de los abusos policiales, trabajando en un proyecto de acuerdo para reformar el Código de Policía de la ciudad que evite nuevos casos de brutalidad como los ocurridos el 9,10 y 11 de septiembre de 2020 ¡El acuerdo será una realidad!

Las minorías también son prioridad en nuestro trabajo, hemos y seguiremos acompañando a nuestros indígenas, a la ciudadanía rural que son más de 50.000 personas históricamente segregadas, a las personas sexualmente diversas, a los desplazados por el conflicto, a todas las personas vulnerables.

Proyectos

Control político