Juventud, Paz y DDHH, Proyectos Paz y DDHH, Rendición de cuentas

LA JUVENTUD VÍCTIMA DEL CONFLICTO ARMADO: UN LLAMADO A LA NO REPETICIÓN

El presente artículo es una construcción con base en los hallazgos y recomendaciones presentados por la Comisión de la Verdad en el Informe Final: “Hay futuro si hay verdad”.

 

El conflicto armado dejó a una Colombia herida, que debe afrontar un trauma colectivo que ha dejado marcas persistentes en la conciencia y en la memoria, y ha afectado la historia de miles de ciudadanos, su identidad y el sentimiento de pertenencia común hasta llegar incluso a modificar la manera de ser y estar en el mundo, el modo de habitar y relacionarse con el territorio. Son muchos los retos que tenemos como país, como sociedad, como generación, pero también es cierto que es mucho el ímpetu, la voluntad y la convicción que existe de construir una nueva historia, que esté en función de la comunidad, el tejido social y la paz.

 

Es importante visibilizar el impacto tan profundo que ha dejado el conflicto en las nuevas generaciones. Según la Unidad de Víctimas el 44,8% de las víctimas del conflicto armado tienen entre 0 y 28 años. Como bien lo señala el Informe Final “Hay futuro, si hay verdad”, los niños, las niñas y los adolescentes han sido los más afectados de la guerra de más de 60 años. En su volumen ‘No es un mal menor: niñas, niños y adolescentes en el conflicto armado’ se retrata la experiencia compartida de miles de jóvenes que durante décadas se han visto atrapados en un espiral de violencia que ha afectado su mundo, sus afectos y sus sueños. Las historias que allí se entretejen son contadas por personas que desde su niñez acumularon pérdidas: “padres y madres que desaparecieron, familias que se rompieron, territorios que debieron abandonar, una cultura que sus ancestros no pudieron transmitirles, unas ambiciones y una capacidad de trabajo desperdiciadas; todo esto con costos incalculables para ellas y ellos, y para la sociedad”.

 

En este apartado del Informe final se presentan cifras que permiten entender lo que significó lamentablemente este flagelo para muchos jóvenes:

 

  • Desde 1990 hasta 2017 se registraron más de 25.000 casos de reclutamiento forzado.
  • 4 de cada 10 víctimas de reclutamiento fueron menores de 15 años.
  • De las víctimas de desplazamiento alrededor del 50% fueron menores de edad.
  • En el periodo comprendido entre 1985 y 2019, 3.049.527 niñas, niños y adolescentes fueron víctimas de desplazamiento forzado.
  • Entre 1985 y 2018, 084 niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de homicidio (14,2% del total registrado), 28.192 de desaparición forzada (23,1% del total registrado) y 6.496 de secuestro (14,6% del total registrado).
  • Las niñas y mujeres jóvenes entre los 12 y los 28 años fueron las más afectadas por delitos sexuales.