Control Político, Juventud

LA DEPRESIÓN INFANTIL Y JUVENIL, LA PANDEMIA QUE PERSISTE EN NUESTRA CIUDAD

El pasado 17 de enero intervenimos en la Comisión de Gobierno del Concejo de Bogotá en el debate de control político sobre los procesos de prevención, promoción y atención a niños, niñas y adolescentes en Bogotá. Durante la sesión hicimos un llamado de atención sobre las alarmantes y preocupantes cifras de problemas de salud mental, suicidios e intentos de suicidio en la ciudad, que merecen la acción integral y efectiva del Distrito.

 

Durante nuestra intervención destacamos que la depresión infantil y juvenil sigue siendo un desafío en el Siglo XXI a nivel mundial, nacional y distrital. ¡Estamos dejando sola a una generación y no podemos permitirlo! Según UNICEF, el 13% de los adolescentes en el mundo padece un trastorno mental, lo que equivale a aproximadamente 86 millones entre 15 y 19 años y 80 millones entre 10 y 14 años. El 40% de estos trastornos corresponden a ansiedad y depresión. A su vez, cada año mueren en el mundo 45.800 adolescentes por suicidio, siendo la quinta causa de muerte en esta población, lo cual es sumamente preocupante. ¡No podemos seguir impávidos ante ello!

 

El panorama a nivel nacional también es desalentador. Según la Defensoría del Pueblo y la Alianza por la Niñez Colombiana, entre enero de 2015 y julio de 2022 se registraron en el país 2.060 suicidios y 32.719 intentos de suicidio de menores de 18 años. Por su parte, en  nuestra ciudad, según la Secretaría Distrital de Salud, en los últimos 10 años se presentaron 1.199 casos de suicidio de niños, niñas, adolescentes y jóvenes entre 5 y 29 años, así como 9.171 intentos de suicidio en menores de 18 años. ¡Esto es inaudito e inadmisible!

 

Por ello, le hicimos un llamado a la acción urgente, contundente y efectiva a la Administración Distrital para que prevenga y atienda integralmente la salud mental de los niños, niñas y adolescentes de nuestra ciudad. Resaltamos que nuestro Proyecto de Acuerdo sobre Ajedrez Educativo y Social, próximo a convertirse en norma de ciudad, le apuesta a la práctica de este deporte con fines terapéuticos, pues existe evidencia científica sobre su efectividad para tratar problemas de baja autoestima y depresión. Durante este año como integrantes de la Comisión de Gobierno seguiremos ejerciendo control político en defensa de los intereses de la ciudadanía.