Control Político Paz y DDHH, Paz y DDHH, Proyectos Paz y DDHH, Trabajo en el Concejo, Trabajo en las localidades, Últimas noticias

BOGOTÁ EPICENTRO DE PAZ, RECONCILIACIÓN Y VERDAD

El día de hoy en las instalaciones de la Alcaldía Mayor de Bogotá D.C., de manos del propio presidente de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, el S.J. Francisco de Roux, nuestra alcaldesa recibió con el informe final el mandato que se deriva de custodiar el archivo histórico. Significa que Bogotá continúa materializando su compromiso de ser ejemplo en la construcción de la paz y la reconciliación.

 

Sin duda esto implica también un compromiso generacional con los jóvenes y con la construcción de la paz y el postconflicto, para lo cual conocer, asimilar y tramitar la verdad de manera democrática se constituye en un proceso en permanente retroalimentación. Aprender a opinar y disentir tiene que servirnos para entender que las diferencias, la pluralidad y la esperanza van de la mano. De esta manera, acompañaremos las reflexiones necesarias para superar la estigmatización y contribuir afirmativamente con la dignificación de las víctimas del conflicto armado interno, la desnormalización de las expresiones de la violencia armada y su nefasta intervención en los escenarios de la política, entre otros.

 

A los jóvenes y demás sectores de la sociedad los invito a que conozcamos el informe final de la CEV, no sólo porque presente una serie de recomendaciones dirigidas a sentar las bases para alcanzar un futuro en paz, sino porque además nos permite retomar la senda para la exigencia del cumplimiento integral del Acuerdo Final de Paz con la extinta guerrilla de las Farc.

 

La Verdad no sólo es un derecho para la sociedad, hoy se constituye en un patrimonio de la Nación y es nuestro deber ciudadano y generacional protegerla y salvaguardarla. Por eso, superar la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades en los territorios más apartados de la Colombia profunda para superar las injusticias y los factores estructurales que han permitido los ciclos de violencia siguen siendo un imperativo para nuestros líderes políticos y gobernantes. Y los jóvenes estaremos ahí, caminando y construyendo, pero especialmente exigiendo que no sean inferiores a ese pedido para construir un futuro que hoy nos traspasa la CEV.

 

Creo firmemente que la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición -cuyo mandato termina el próximo 27 de agosto-, le cumplió a los colombianos y colombianas al entregarle al país una hoja de ruta con su Informe Final “Hay futuro, si hay verdad” el pasado 28 de junio, en virtud de su propósito oficial de “ofrecer una explicación amplia de la complejidad del conflicto armado, de tal forma que se promueva un entendimiento compartido en la sociedad” (artículo 2 del Decreto 588 de 2017, en desarrollo del Acto Legislativo 01 de 2016).

 

Finalmente, quiero resaltar que precisamente gracias a los jóvenes, resilientes y comprometidos, se le dio cara en este informe a su propio drama y expectativas, tal y como quedó plasmado en el volumen No es un mal menor: niñas, niños y adolescentes en el conflicto armado. Y lo resalto no sólo por el testimonio que implica sino porque precisamente nos muestra esa capacidad de sobreponerse ante las adversidades y construir otro tipo de resistencias y liderazgos transformadores en las comunidades. Por eso, considero vital que acompañemos y protejamos estas nuevas formas de expresión y organización desde la sociedad civil que le han dado su lugar y han potenciado a los jóvenes, como ha venido ocurriendo desde 2020 bajo la batuta de esta Comisión con Generación V+, un movimiento ciudadano orientado a apoyar procesos organizativos de construcción de paz inspirados por colectivos de juventudes a lo largo y ancho del territorio nacional.

 

Así, como un defensor de los Derechos Humanos y un promotor de la implementación del Acuerdo Final de Paz, anuncio hoy con total convicción mi apoyo a la campaña distrital #BogotáPorLaVerdad