Control Político Paz y DDHH

ABUSO POLICIAL Y VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS: EL DURO DIAGNÓSTICO DE LA CIDH SOBRE COLOMBIA

La CIDH publicó el informe con la evaluación y las recomendaciones al Estado Colombiano después de su visita en el mes de junio para verificar las condiciones de respeto por los Derechos Humanos en el marco de las protestas ciudadanas que se llevaron a cabo en diferentes ciudades del país con motivo del Paro Nacional que inició el 28 de abril.

Lo primero que hay que resaltar del informe es el reconocimiento de que la gran mayoría de las protestas fueron pacíficas. En el punto 25, se resalta que entre el 28 de abril y el 4 de junio se presentaron 12.478 protestas, de las cuales, el 89% (11.060) estuvieron libres de cualquier hecho de violencia.

En cuanto a la situación de derechos humanos, se habla de 783 reportes de personas no ubicadas, el cual se ha venido depurando entre los diferentes organismos de control e investigación, no obstante, para el 15 de junio, la Fiscalía mantenía activo el Mecanismo de Búsqueda Urgente respecto de 84 casos.

Resulta igualmente alarmante las altas cifras de violencia basada en género, pues el informe cita a la Defensoría que habla 113 casos, de los cuales 112 habrían sido responsabilidad de la Fuerza Pública y el Esmad: 99 contra mujeres y 13 contra personas LGBTI. Dentro de los casos se incluyen 27 de violencia sexual.

Pero lo más preocupante sobre las cifras, es que precisamente la CIDH se muestra preocupada por la disparidad que hay entre la información oficial y la que han publicado las organizaciones sociales que han acompañado la protesta en el terreno. Por ejemplo, la ONG Temblores habla de 1.617 personas víctimas de violencia física y de 82 personas con traumas oculares.

“La Comisión manifiesta su preocupación por las inconsistencias en las cifras registradas por las distintas entidades del Estado, así como por las disparidades presentadas entre los números reportados por éstas y aquellos que han resultado de los hechos documentados por la sociedad civil, principalmente en relación con víctimas fatales y con personas desaparecidas.”

El informe incluye entonces una advertencia contundente en el punto 46: “La CIDH ha podido constatar que en reiteradas ocasiones, así como en diversas regiones del país, la respuesta del Estado se caracterizó por el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza, en muchos casos, incluyendo la fuerza letal”.

Al respecto, la Comisión pudo cotejar no solo con testimonios de la sociedad civil, sino además con material fotográfico y de video. Además, advierte sobre el uso indiscriminados de armas de fuego contra manifestantes, en muchas ocasiones por uniformados que no están plenamente identificados.

El informe que tiene 48 páginas hace un recuento de varios otros episodios que pueden constituir un exceso por parte de la Fuerza Pública y le recuerda al Estado que el deber de la Policía en medio de un escenario de confrontación es poder individualizar a las personas que están cometiendo conductas delictivas para proceder con su captura y no actuar de manera indiscriminada.

En cuanto a los traslados por protección, que hemos sugerido para Bogotá un sistema de información en tiempo real, la CIDH señala que el Gobierno ha dado cuenta de 7,020 detenciones bajo esta figura jurídica que está creada, como su nombre lo dice, para proteger a la persona que es detenida y no como una sanción.

Por eso la Comisión advierte que llama la atención “el alto número de traslados por protección reportados por el Estado. Adicionalmente, la Comisión recibió denuncias según las cuales no se conocerían los parámetros objetivos utilizados por la policía para realizar tales figuras policiales. En este sentido, se denunció que la detención se habría extendido, en algunos casos, más allá del plazo de 12 horas permitido”.

Sobre protesta e internet, el Gobierno Nacional informó sobre su Ciberpatrullaje a lo que la CIDH responde con preocupación que a los órganos de seguridad no les corresponde la labor de chequeo de información.

Finalmente, en cuanto a  violencia contra uniformados y bienes públicos, La CIDH condenó el asesinato de miembros de la fuerza pública, así como el incendio de instalaciones estatales y la muerte de dos bebes por no poder acceder a atención médica, señala además que recibió información sobre la afectación a la infraestructura de transporte público en Bogotá, la Comisión reiteró que condena enérgicamente toda forma de violencia.

Ante el panorama alarmante en materia de Derechos Humanos en la protesta, la CIDH hace 41 recomendaciones, entre las que se encuentran adelantar un proceso de diálogo social con enfoque territorial, que no haya estigmatización de la protesta social desde los funcionarios públicos, cesar de inmediato el uso desproporcionado de la fuerza, implementar mecanismos para prohibir el uso de la fuerza letal, acceso a información oportuna para familiares de personas en traslado por protección y que la justicia ordinaria sea la que investigue y juzgue a los autores de violaciones de derechos humanos, entre otras.

 

Este es el informe completo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos:

 

 

Observaciones Visita CIDH Colombia by Julian Rodriguez on Scribd

Related Posts